Según investigadores de Washington un asistente virtual puede salvar vidas

Un grupo de investigadores de la Universidad de Washington ha determinado que un asistente virtual puede salvar vidas. ¿Te imaginas vivir solo/a y que por medio de un asistente pudieras recibir la asistencia que necesitas urgentemente aunque no haya nadie más en casa contigo? Estamos ante una herramienta más revolucionaria en temas de salud de lo que en un principio podíamos pensar.

Los asistentes virtuales pueden salvar vidas

La tecnología avanza tan a pasos de gigante que de un día para otro tenemos gadgets revolucionarios en el mercado que nunca creíamos que existirían.

Los asistentes virtuales son uno de esos dispositivos. Y es que ahora es posible comprarlos para tenerlos en el hogar y que nos permitan hacer multitud de cosas: crear una lista de la compra, establecer recordatorios, traducir frases de un idioma a otro, llamar a alguien, enviar un mensaje, encender las luces… En definitiva, de todo. Pero también tiene usos muy interesantes en materia de salud.

Las últimas investigaciones por parte de la Universidad de Washington han determinado que esta tecnología se puede utilizar como una herramienta para salvar vidas en los hogares.

¿Cómo puede un asistente salvarnos la vida?

Así a bote pronto, una de las funciones que tienen nuestros smartphones es la de llamada de emergencia. Por lo que por medio del asistente virtual podrías pedirle que llamara a un número de emergencias para que pudieran localizar la ubicación de tu llamada o te escucharan (si tienes el móvil cerca) y así ir a tu casa. Es una posibilidad que tenemos. Pero hay mucho más.

Estos investigadores han encontrado con una solución que permite monitorizar la respiración de las personas mientras duermen, para buscar anomalías y así prevenir un posible paro cardíaco de noche. 

Esto que puede parecer muy interesante podría ser una realidad en asistentes virtuales como Google Home, Amazon Alexa y el HomePod, que son algunos de los más populares. Y, al detectar los sonidos de la respiración, podría avisar a los servicios de emergencia si fuera necesario.

Sería además un sistema sin contacto que podría funcionar mediante la supervisión continua y pasiva, para alertar a las personas que proporcionen RCP. Y, si no hubiera respuesta, se llamaría automáticamente a emergencias.

Así es como lo ha explicado Shyam Gollakota, el coautor asociado y profesor de la Escuela Paul G. Allen de Ciencias de la Computación e Ingeniería de la Universidad de Washington.

¿Cómo se llevó a cabo la investigación?

Para probar su funcionamiento los investigadores reunieron sonidos de respiración agonal, para que así tuvieran lugar llamadas reales a los servicios médicos, concretamente de Seattle. Y, dado que los pacientes con paro cardíaco suelen estar inconscientes, registraron los sonidos agónicos colocando los teléfonos en la boca del paciente, para que pudiera determinar si se necesita un RCP.

Las pruebas realizadas entre 2009 y 2017 dieron lugar a 162 llamadas. Se extrajeron 2.5 segundos de audio en cada respiración agonal, obteniendo 236 clips. Estas grabaciones se capturaron con distintos dispositivos y se utilizaron técnicas de aprendizaje automático, aumentando los datos hasta 7,316 clips.

Pero también se recopilaron otros sonidos, como los ronquidos o la apnea, para obtener datos negativos. Y así diferenciar si es un paro cardíaco o no, para reducir las llamadas falsas a los servicios de emergencia.

Una herramienta que podía detectar la respiración agonal en un 97%

Partiendo de todas estas investigaciones, pruebas y análisis de los datos se creó una herramienta para detectar la respiración agonal en un 97% del tiempo. Solo con colocarlo a una distancia de hasta 6 metros de un altavoz.

Por lo que se trata de un avance interesante teniendo en cuenta de que se puede llevar a cabo solo con un asistente virtual para el hogar, un gadget que cada vez más personas empiezan a incorporar en sus viviendas. 

Una función útil para cualquier persona, pero sobre todo para las que tienen algún tipo de indicio de sufrirlo. Por lo que es importante que los investigadores apuesten por este tipo de avances, para que algo tan sencillo como un asistente virtual pueda ayudarnos a salvar vidas. Un gadget, que recordemos, podemos encontrar en el mercado desde 40 euros, con muchas opciones donde elegir.

¿Qué opinas? ¿Te parece interesante? ¿Crees que se deberían invertir más fondos en este tipo de avances?