Robots para combatir el calentamiento global

El calentamiento global es una realidad. Sin embargo, muy pronto podrían ser los propios robots que nosotros mismos fabricamos los que nos ayuden a combatirlo.

Combatir el calentamiento global con ayuda de robots

En la actualidad, el calentamiento global es un hecho que está totalmente a la orden del día. La comunidad científica afirma que combatirlo es una tarea ardua y sin garantías, debido a que, es muy tarde y se espera que la temperatura suba debido a la actividad humana.

Sin embargo, no está todo perdido, porque la tecnología, concretamente la inteligencia artificial, puede ser clave en la lucha.

Según Cristina Monge, directora de Ecodes (una Fundación de Ecología y Desarrollo), por medio del big data y con ayuda de los robots, podríamos interpretar y relacionar los datos en fracciones de segundo. Para así avanzar más deprisa en la eficiencia y en el conocimiento del comportamiento humano.

Y es que, en la actualidad, lo que los humanos no tenemos es tiempo. Por lo que una forma de ahorrar ese tiempo y ser más eficientes pasa por la inteligencia digital aplicada al big data, para así tener datos fiables y reales.

Por otro lado, Nuria Oliver, ingeniera informática e investigadora, nos ha contado que hay muchos tipos de big data. No solamente tenemos mucho volumen, sino también tipos diversos que son muy variados y no siempre estructurados. Muchos de esos datos se obtienen a través de sensores, de imágenes, por voz, por texto, etc. Y algunos de ellos ni siquiera los generan los humanos.

Gracias a la digitalización, tendremos más sensores y capacidad para medir las distintas variables que coexisten en el mundo real y así tener mucha más información y más datos con los que trabajar.

La buena noticia, es que por medio de la inteligencia artificial es posible gestionar toda esa información. Y es ahí donde entran los robots y su ayuda a combatir el calentamiento global.

Gracias a estos avances en la tecnología, las estimaciones de los expertos son más exactas que hace 5 años atrás. Porque se pueden crear modelos a partir de sensores, radares, cámaras y muchos dispositivos que nos permiten tener más datos con los que trabajar.

No obstante, hay que tener en cuenta que aunque son máquinas muy sofisticadas, han sido creadas por humanos y no son autosuficientes. Es decir, lo que recogen lo convierten en datos y hace falta un cerebro para ordenarlos y darles sentido.

En la actualidad, nos encontramos con software que pueden superar la velocidad y capacidad de proceso de un cerebro humano. Sin ir más lejos, Jonathan Gregory es uno de los programadores y científicos que han desarrollado estos códigos. Como resultado, tenemos un programa que puede predecir de forma fiable la evolución del sistema climático.

Se trata de un sistema muy avanzado que interpreta los datos mediante la inteligencia artificial, lo que le ha ayudado a crear patrones. Entre todos los datos recogidos y su software, ha podido determinar que el aumento del nivel del mar será entre 25 cm y un metro hasta finales de siglo.

No obstante, Jonathan Gregory no es el único genio que ha puesto empeño en cambiar y mejorar las cosas. Hay emprendedores que utilizan la tecnología para dar solución a los efectos del cambio climático, como la startup de Australia, SkyGrow, que tiene como objetivo plantar árboles.

SkyGrow ha desarrollado el Growbot, un vehículo no tripulado que puede hacer la tarea de plantar árboles hasta 10 veces más rápido que un humano y con la ventaja de que se reducen los costes a la mitad. Una iniciativa muy interesante para construir entre todos un mundo más sostenible. Por lo que también es una propuesta con máquinas para combatir el calentamiento global.

Otra de las posibilidades de la robótica la encontramos en el fondo del mar. En esta ocasión tenemos a la empresa española Ixion, que ha llevado a cabo un proyecto con submarinos autónomos que detectan fugas en oleoductos de manera prematura.

También hay otros proyectos interesantes como RHEA impulsado desde el CSIC, que ha desarrollado una flota para distinguir las malas hierbas de los campos de cultivo, para así ahorrar un 75% en herbicidas y pesticidas; para así reducir el consumo de agua y las emisiones de gases contaminantes.
Como ves, son muchos ejemplos de robots ayudando a combatir el calentamiento global. ¿Cuál te ha sorprendido más de todos ellos?