Realidades y mitos sobre la electroestimulación

La electroestimulación muscular es una técnica que consiste en fortalecer y recuperar las fibras. Se utiliza habitualmente para tratar lesiones y mejorar el aspecto físico, debido a que puede mejorar la elasticidad de la piel.

Electroestimulación: para qué sirve

La electroestimulación tiene un uso bastante extenso. Como te comentamos, se utiliza para fines estéticos pero también para la rehabilitación en fisioterapia. Por lo que es un tratamiento que se puede personalizar en función de la persona.

En el ámbito deportivo, esta técnica promete estar en forma en poco tiempo; así como concentrar una gran cantidad de intensidad física con poco esfuerzo. También se le conoce como “ejercicio pasivo”.

Es vista como una evolución del entrenamiento deportivo. Y que ya se ha popularizado entre deportistas que carecen de tiempo suficiente para sus entrenamientos. Pero que desean obtener un gran rendimiento en poco tiempo.

¿Cómo se lleva a cabo?

La electroestimulación se ejecuta por medio de un aparato conocido como electroestimulador; y se coloca en las zonas problemáticas. Éste emite una corriente eléctrica que causa una contracción el músculo similar a los impulsos del sistema nervioso.

Generalmente, se aplica a través de un traje de electrodos y está conectado a una máquina que a su vez cuenta con distintos programas de entrenamiento; para que se puedan alcanzar los objetivos.

Beneficios

Posee muchos beneficios, siendo algunos de los destacados los siguientes:

  • Mejora el sistema circulatorio
  • Aumenta el colágeno natural
  • Reduce los cúmulos de grasa
  • Tonifica y fortalece las fibras
  • Ayuda a prevenir la atrofia muscular y a tratar las contracturas

Además, es muy cómodo de usar.

¿Qué inconvenientes tiene? No se debe abusar de esta técnica, sino que debe trabajarse de forma adecuada. Además, tampoco están recomendados para personas que tienen marcapasos o sufren de epilepsia, tumores, etc.

¿Cómo se consigue en los glúteos?

Se puede utilizar la electroestimulación para tonificar los glúteos, pero para ello es necesario elegir el programa adecuada y no siempre el mismo; para que el cuerpo no se acostumbre y sea siempre efectivo. Además, también hay que cambiar la postura y los ejercicios a realizar.

Con este aparato se puede ganar volumen y reducir la flacidez (como por ejemplo la celulitis); haciendo que la zona esté más tonificada. Pero no es suficiente con la utilización del aparato, ya que es necesario acompañarlo con ejercicio aeróbico y una dieta sana y equilibrada. Siguiendo estas recomendaciones sí conseguiremos que los músculos estén nutridos y, por tanto, tonificar los glúteos.

El tratamiento debe realizarse a diario, siguiendo una rutina de ejercicios. Esto hará que se elimine la grasa que hay en los glúteos, para que los impulsos eléctricos que emiten los electrodos lleguen a los músculos y sea más efectivo. También trabajando los cuádriceps.

Es fundamental desarrollar los glúteos sobre todo para los deportes en los que es importantísima la extensión de la pierna. Por lo que si practicas estos deportes deberás tenerlo en cuenta.

¿Activa el metabolismo? La activación del metabolismo permite quemar grasas. Por lo que por medio de un entrenamiento con electroestimulación se consigue vascularizar más la sangre y hacer un mayor transporte de ATP. Por lo que tiene mucho que ver y se recomienda su uso para ver resultados más deprisa.

¿Realmente funciona?

Hay mitos y verdades en torno a la electroestimulación.
En primer lugar, si bien es cierto que es una técnica que estimula los músculos del cuerpo, pero es necesario realizar una rutina de posturas para que se note. Por lo que debe combinarse con un entrenamiento, aunque sea pequeño.

Esta electroestimulación deportiva no la puede realizar cualquier persona, porque es importante contar con una buena condición física para evitar sufrir una lesión o acarrear un problema de salud.

Además, por sí solo no ayuda a adelgazar. Debe ser acompañado junto a otro tipo de actividad y una buena alimentación, por lo que es necesario llevar un estilo de vida saludable.

Tampoco se debe realizar todos los días, ya que se trabajan unos 400 músculos al mismo tiempo. Por ello se recomienda hacerlo 2 veces por semana.
Así que, a modo de conclusión, podemos decir que la electroestimulación funciona. Siempre y cuando tengas en cuenta lo que te contamos, con sus pros y sus contras. Por lo que debes combinarlo con un estilo de vida saludable y una rutina de ejercicios para notar resultados