¿Qué es el ikigai? la tecnica japonesa de decoración

Japón es un país y una isla del planeta donde todo es distinto. Es una de esas naciones donde su cultura, su tecnología y el estilo de vida de las personas resultan sorprendente. Y dentro de tantos saberes y filosofía que manejan sus habitantes, una de las más valiosas es el ikigai.

La palabra ikigai, está compuesta por “iki” que significa “vida” y “gai” que traduce lo que uno espera. De manera que el sentido que ofrece esta palabra es “lo que se espera de la vida”. La palabra encierra una filosofía de vida muy profunda, donde se mezcla la esencia de tu hogar y tu estilo de vida.

La realización de ikigai representa el máximo logro que puede tener una persona respecto a su vida. Porque supone conseguir todo lo que se sueña, permitiendo así que la vida siempre marche al ritmo y sabor que se viene soñando con fuerza.

Sincronizarse con la magia de la vida

Una persona que logra dominar el ikigai en su vida ha llevado todo un proceso de búsqueda y espera, donde la paciencia es el camino más acertado sentir a gusto con lo que se desea. Y es que en una era como la actual, en una sociedad conformista y determinada por ciertos valores, resulta difícil.

La búsqueda que garantiza el ikigai va más allá de todo lo que pueda suponer el aspecto económico. Sí, hace parte del proyecto de vida y los sueños que la persona desea alcanzar. Pero esta realización material, está respaldada por la pasión y la satisfacción de los logros personales.

Para llegar al ikigai y proyectarlo en tu hogar existen muchos consejos. Lo más valioso del ikigai es que a medida que lo vas consiguiendo, tu autoestima se fortalece al máximo. Cuando logras ese gran objetivo tu felicidad es completa y segura, llegando a no depender de lo material o lo emocional.

Aprender a valorar los pequeños logros es importante

En Japón, toda la filosofía que representa el ikigai es fundamental para muchas personas. Bien se sabe que a pesar de ser un país innovador y lleno de mentes brillantes, el país nipón no se destaca por tener un alto índice de felicidad en su sociedad.

De hecho, estudios afirman que buena parte de los suicidios que se presentan acontecen por exceso de paz. De modo que toda la filosofía que siembra el ikigai en la vida de la persona y en su respectivo hogar, busca que la satisfacción que se siente sea sublime, liberadora y llene de energía a la existencia misma.

Para ello, lo que sostienen al sueño de llevar una vida feliz y profundamente completa, hay que partir de la importancia de la pasión. La persona debe saber identificar qué es lo que más energía puede inyectarle a su vida cotidiana. Con ese punto de apoyo se puede empezar a recrear todas las demás cosas que se desean.

Las pasiones son el motor que mantiene vivo al ikigai

Y pasiones hay muchas. Algunos sentirán una enorme pasión por las artes, otros por los negocios, otros por los viajes, otros por los animales y otros por la naturaleza. La persona que desea dominar su ikigai, debe saber cómo potenciar ese gusto para que defina su día a día.

Luego, todo lo demás será construir en torno a su afición todos los demás momentos de su vida. Se habla entonces de no dejar de lado las relaciones sociales, la necesidad de conectarse con los jardines y la naturaleza y el aprender a apreciar las cosas pequeñas, como lo podría ser el disfrutar del cocinar en el hogar mientras se reconoce la importancia de cada ingrediente que culmina en el sabor de un plato.

De esa manera, la persona reconoce que cada evento de su vida cotidiana lo conecta con lo que siempre ha esperado de la vida. Cada momento pasa a convertirse en algo sublime. En algo que mejora la vida para siempre.

Sin embargo, hay un punto de apoyo más importante: la decoración de tu hogar. En este caso, se trata de permitir que cada objeto de tu hogar refleje esa armonía que sueñas conquistar. Aquí juega mucho los sentimientos que reflejan cada objeto de tu casa. Un ramo de flores puede inspirar calma y silencio.

Estrategias a seguir para conseguir el ikigai

Algunos de los consejos claves para madurar y cumplir un ikigai completo en tu hogar son los siguientes:

  • Mantente visualizando todo aquello que sueñas, enfocándote en la emoción que produce ese evento imaginario.
  • Lleva una vida activa, donde puedas tomarte tiempo para ejercitarte y reconocer toda esa energía extra que hay en ti.
  • Aprende a identificar tus pasiones más profundas, para que puedas enfocarlas y permitir que estas se conviertan en tu pan diario.
  • Conéctate con la naturaleza para que aprendas a descubrir su fuerza, su intensidad y la energía que te brindan en silencio.
  • No te cierres en tu hogar: plantea salir a dar un paseo fuera de casa. Cambiar de ambientes evitará que tu mente se cierre a nuevas ideas y sensaciones.
  • Observar los logros a largo plazo, pero deteniéndote a agradecer lo que ya has logrado.
  • Aprender a reconocer los logros a corto plazo, porque estos te ayudarán a tener solidez para representa esa gran meta que esperas conquistar.
  • Deja que esta filosofía de vida se mantenga activa, disfruta lo que tienes de momento y declárate insatisfecho hasta no conquistar tu propio ikigai.
  • Con toda la energía obtenida a diario con este modo de pensar, decora y redecora tus ambientes para que el sentimiento se haga más intenso y fresco en tu vida cotidiana.