¿Qué entrenamiento hago pasados los 40?

La crisis de los 40 es una realidad para muchos hombres y mujeres. Sin embargo, hay muchas personas que con 40 están mejor que otras de 20. Así que si quieres seguir estando a punto y gozar de un estado físico y de salud envidiable, te contamos el entrenamiento que debes hacer pasados los 40:

Entrenamiento en personas de más de 40 años

Lo primero que tienes que saber, es que nunca es tarde si la dicha es buena. Por lo que, nunca es tarde para empezar a hacer ejercicio. Si bien es cierto que cuanto antes lo hagas mejor, sobre todo si es regularmente. Pero si empiezas a los 40 años, es importante que aprendas a adaptar los ejercicios a tu edad.

Y es que, para las personas que generalmente son sedentarias, la falta de ejercicio puede llegar a ser un problema importante. Porque a partir de los 40 años es más fácil coger peso y también más difícil eliminar esos kilos de más. Y si a eso le sumamos que empieza a ser edad de riesgo para algunas enfermedades, urge empezar a hacer ejercicio lo antes posible.

La práctica de ejercicio de manera regular siempre es positiva, porque permite quemar el exceso de grasa, ganar en agilidad y flexibilidad, disminuir la probabilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares, verse más atractivo, etc.

Pero, no basta con saber todo esto, sino que también se debe tener en cuenta que el cuerpo del hombre y el de la mujer son diferentes a la hora de practicar ejercicio. El hombre normal tiene más facilidad para acumular grasa en la cintura y en el abdomen; mientras que la mujer lo hace en las caderas y piernas.

Entonces, ¿qué ejercicios hacer? ¿Cuáles son mejores? Por lo general, las actividades físicas dependen del estado físico y de salud en el que se encuentre cada persona. Por lo que, es importante realizar un ejercicio adecuado.

Además, en muchos casos la motivación surge si se realiza ejercicio en grupo y mucho mejor todavía si ese ejercicio gusta especialmente. Como pueden ser unas clases de pilates o de zumba (que están muy a la orden del día).

En general, cualquier persona puede realizar, de manera moderada según su condición física, prácticas como salir a andar, a correr, practicar natación, ir en bici, etc. Digamos que son actividades que se pueden hacer en el día a día y siempre de menos a más.

Claro que, si se busca hacer una actividad más técnica, lo ideal es acudir a un profesional para evitar lesiones o problemas. Aquí es donde entra la figura del entrenador personal.

Consejos a tener en cuenta para los entrenamientos

Si tienes decidido que quieres empezar a hacer deporte pasados los 40 años, es importante que prestes atención a los siguientes consejos, dado que te ayudarán a entrenar evitando lesiones y disfrutando más del deporte:

  • Reconocimiento médico: lo primero que tienes que hacer es un reconocimiento médico para descartar que tengas cualquier patología.
  • Ayuda profesional: si quieres practicar alguna actividad o deporte específico, lo mejor es que busques ayuda a un profesional.
  • Siempre de menos a más: no te obsesiones de repente haciendo 2 horas de ejercicio nada más empezar. Es fundamental que empieces de menos a más por salud, para no coger agujetas ni lesiones.
  • Dieta equilibrada: no basta solo con hacer ejercicio, también es importante cuidar la alimentación y seguir una dieta equilibrada, como por ejemplo la mediterránea: carnes, verduras, legumbres, aceite, etc.
  • Descanso de al menos 7 horas diarias: dormir el tiempo necesario es fundamental siempre, para rendir y no sentirse cansado. Además, se dice que dormir alarga la vida, por lo que no debes de menospreciarlo.
  • Ropa adecuada: para empezar a entrenar pasados los 40 años también necesitas tener ropa adecuada; con unas camisetas transpirables, pantalones de deporte cómodos y unas deportivas.

Si no tienes tiempo, piensa que la salud es lo más importante, por lo que debes invertir en ella para vivir muchos más años y en las mejores condiciones. Así que con que saques al menos 30 minutos o 1 hora al día, notarás la diferencias.

Eso sí, empieza siempre de menos a más. Y, si necesitas ayuda, no dudes en ponerte en manos de un entrenador personal para que pueda guiarte en todo el proceso y te sientas más cómodo/a. ¡No lo dejes para mañana!