Motivos para dormir la siesta apoyados por la ciencia

¡Los científicos aseguran que hay que dormir la siesta! Puede que así de primeras te sorprenda porque no te lo esperas. Pero vamos a darte unos motivos para dormir la siesta que avala la ciencia. ¿Estás preparado/a para descubrirlos? Quien sabe, igual tu vida da un giro de 360 grados en cuanto los descubras…

Por qué es mejor dormir la siesta

Hay personas que sienten sueño después de comer. Esa sensación de somnolencia suele producirse durante media tarde e incluso sin haber comido, porque es una caída natural en el estado de alerta del organismo. Por lo que, si estás luchando contra viento y marea para no dormirte, lo mejor es que duermas la siesta. Es decir, si el cuerpo te lo pide, hazlo.

¿Cuánto tiempo dedicar a la siesta? Lo mejor es una siesta breve de unos 10 o 15 minutos. Es más que suficiente para estar mejor durante un par de horas más.

¿Por qué es importante hacerlo? Dedicar un tiempo breve a la siesta aliviará de la somnolencia de manera inmediata y mejorará el estado de alerta durante varias horas, por lo que es recomendable de cara a afrontar con más fuerzas todo lo que queda de día, recuperar el sueño perdido, evitar sentir sueño a posteriori, etc.

Pero la siesta tiene muchos beneficios para las personas, dado que mejoran el funcionamiento cognitivo, los tiempos de reacción, el estado de ánimo, la memoria y nos ayuda a estar más en alerta, más al tanto de todo. Descubre las ventajas o, mejor dicho, motivos científicos para dormir la siesta.

#1 Aumenta la paciencia

¿Cuando estás cansado tienes menos paciencia? Los investigadores de la Universidad de Michigan creen que tiene mucho que ver con el sueño tal y como han publicado en la revista Personality and Individual Differences.

En este estudio se les mandó a los participantes dibujar diseños geométricos en la pantalla de ordenador. Los que echaron una siesta de 1 hora dibujaron durante 90 segundos. Mientras que los que vieron un documental en vez de dormir, se rindieron tras 48 segundos.

Por lo que, siempre que te sientas frustrado lo mejor es que tomes una siesta del tiempo que te pida el cuerpo. Recupera siempre el sueño perdido para estar al 100%.

#2 Estado de alerta

Hemos repetido en el artículo lo de “estado de alerta” un par de veces. Pero, ¿qué significa? Dormir la siesta es una forma de aumentar el estado de alerta cuando una persona se siente perdida o confundida. Un estudio de la NASA demostró que tras dormir 40 minutos, los pilotos estaban más alerta.

Otro estudio esta vez publicado en The Journal of Sleep Research confirmó que en solo 10 minutos de siesta, los participantes se sentía más ágiles.

#3 Reduce el estrés

Reducir el estrés y en la ansiedad es muy importante, ya que, en exceso, son graves y deben evitarse siempre. Por lo que dormir una siesta diaria de 10 minutos puede reducir el estrés y hacernos sentir más relajados. Es como que ayuda a restablecer los niveles de estrés y nos prepara para las próximas tareas.

#4 Más salud mental y física

Al echar una cabezada, esto nos permite mejorar la salud mental y física, porque nos sentimos con más energías para afrontar ambos retos. Por tanto, siempre es mejor optar por las siestas regulares.

#5 Ayuda al corazón

Otro de los beneficios de dormir la siesta, es que ayuda al corazón. ¿Cómo? El dormir más horas nos ayuda a reducir el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares, de hipertensión o incus. Por ello, algo tan simple como dormir la siesta puede ayudarnos.

El estudio publicado en la revista International Journal of Behavioral Medicine recomienda dormir hasta 45 minutos de siesta para la recuperación cardiovascular tras una prueba de esfuerzo.

#6 Mejora la creatividad

Al tener menos sueño estaremos más despiertos y, por tanto, más creativos. Por ello es importante que las personas que tengan trabajos creativos duerman el tiempo suficiente, el que les pide el cuerpo. Una siesta diaria ayuda.

#7 Reduce el riesgo de obesidad

Un estudio llevado cabo por la Universidad de Navarra y publicado en la revista Obesity Facts aseguró que dormir menos de 5 horas al día aumenta el riesgo de obesidad. Algo que cambia si se añade un tiempo de siesta cada día.

Ahora que conoces los motivos científicos por los que deberías echar la siesta cada día, no dudes en considerarlos. ¡Te sentirás muchísimo mejor!