Los inventores de la batería de los coches, reciben el Nobel de Química

Los padres de la batería de los coches eléctricos, John B. Goodenough, Stanley Whittingham y Akira Yoshino, acaban de recibir el Nobel de Química; un premio que demuestra el peso de los vehículos eléctricos y su fabulosa trayectoria .

Inventores de batería de los coches ganan un Nobel de Química

En la actualidad, los vehículos eléctricos han llegado a nuestras vidas por la puerta grande. Sin embargo, muchos usuarios son reacios a ellos debido a cuestiones como la autonomía, la escasez de modelos disponibles y el precio.

No cabe duda de que a los coches eléctricos les falta un gran recorrido para venderse como churros en el mercado. Sin embargo, estamos ante un tipo de vehículo que ya ha pasado a la historia y que ha venido para quedarse. Un tipo de tecnología que nos permite ahorrar a largo plazo y ser más respetuosos con el medio ambiente.

Su desarrollo ha sido tan importante que como bien destacó la Real Academia de Ciencias Sueca, “las baterías de iones de litio son el mayor beneficio para la humanidad, tanto para las generaciones actuales como para las futuras”. De ahí a que los inventores de las baterías de los coches eléctricos, John B. Goodenough, Stanley Whittingham y Akira Yoshino, fueran los galardonados con el Nobel.

El Premio Nobel de Química se debe al desarrollo de las baterías de iones de litio que utilizan para alimentar vehículos eléctricos, móviles, etc. Y que a su vez, facilitan el aprovechar las energías renovables, como son la solar y la eólica. Es por ello por lo que es tan importante.

Asimismo, la Academias también ha detallado que “han revolucionado nuestras vidas desde que se comercializaron por primera vez en 1991”; pero también han afirmado que serán clave para las generaciones futuras, debido a que permiten “almacenar cantidades significativas de energía de origen eólico y solar”.

Para concluir, se ha detallado que “estas baterías ligeras, recargables y potentes han sentado las bases de una sociedad conectada sin cables y libre de combustibles fósiles”; así quedó la sentencia del jurado a la hora de dar estos premios Nobel de la Química.

Pero como te adelantamos al inicio del artículo, se trata de un solo premio pero de 3 ganadores al mismo tiempo. Entre los tres ganadores tenemos al japonés Akira Yoshino (Universidad Meijo en Japón y Corporación Asahi Kasei) que trabajó en la primera batería de iones de litio que se lanzó al mercado en el año 1985.

Claro que, el mérito no fue todo suyo, porque lo cierto es que consiguió esa batería gracias a los avances que a la par habían conseguido avances Whittingham (Universidad del Estado de Nueva York) y Goodenough (Universidad de Texas en Austin) en los años anteriores. Por lo que, al fin y al cabo, fue un trabajo de 3.

En el caso de Stanley Whittingham, empezó su trayectoria en el desarrollo de baterías de iones de litio en los años 70. En ese momento era investigador en el grupo Exxon, donde buscaba alternativas a los combustibles fósiles. Fue en ese momento cuando desarrolló una batería experimental con litio metálico. Claro que, fue solo un experimento inicial, porque es reactivo y la batería peligrosa.

Por otro lado, John Goodenough tomó como muestra el trabajo de Stanley para ver cómo podía aumentar la eficiencia y reducir el riesgo de explosión para que dejara de ser peligroso. Para conseguirlo, lo que hizo fue intercalar iones de litio con óxido de cobalto. Logró una batería de buen rendimiento que fue la base para el paso siguiente.

Y, como ya te adelantamos, el paso siguiente lo dio Yoshino. Se basó en el cátodo de óxido de cobalto intercalado pero a cambio modificó el ánodo; para así tener una batería resistente, ligera y recargable.
Una historia asombrosa y con un final feliz para todas las partes. Sobre todo para el caso de John Goodenough, que tiene 97 años y se sitúa como la persona más mayor que recibe un Premio Nobel.

No cabe duda de que este Premio Nobel de la Química es uno de los premios más importantes del mundo y se concede a 3 personas como máximo; por lo que son unos 9 millones de coronas suecas a repartir; unos 830.000 euros al cambio.

Desde su origen en el 1901, ya lo han ganado 184 personas. ¿Qué te parecen sus últimos ganadores?