Google escucha conversaciones privadas de los usuarios

Igual que ocurrió con Amazon Alexa, Google ha salido a admitir que ha estado escuchando las grabaciones de sus usuarios. Para ello, ha contado con el apoyo de Google Assistant, logrando así percibir las conversaciones privadas de miles de usuarios.

Google justifica el haber escuchado estas conversaciones, haciendo uso del Google Home, porque de esa manera ha podido optimizar sus sistemas, sobre todo en el campo del reconocimiento de voz de la Inteligencia Artificial que representa el Google Assistant.

La confesión de la escucha de conversaciones privadas, fue realizada a través del blog oficial de la empresa. Además, ha comentado que esta labor fue realizada por los analistas de idiomas, logrando infiltrarse a aproximadamente un 0.2% de las grabaciones captadas por Google Home.

Google Home se activa accidentalmente

Algunas de dichas grabaciones, lamentablemente para Google, fueron filtradas por uno de sus empleados en Países Bajos. Y por supuesto, el develamiento de esta verdad, ha cuestionado a muchas personas sobre el modo en que se está utilizando la tecnología para espiar.

Ahora bien, ¿Qué es lo que exactamente Google logra percibir? De acuerdo a su declaración en el blog, el Asistente de Google, se hace cargo de grabar las conversaciones desde el momento que se realiza la activación del servicio de Google Home, al pronunciar el comando de voz “Hola Google”.

En dicho caso, el Google Home solo grabaría búsquedas relacionadas por el usuario. Algo así como la información obtenida a través de tu historial. Sin embargo, Google dio a conocer que el Google Home también puede activarse de manera accidental. Y es precisamente esa información la que podría ser remitida a los analistas.

5.000 grabaciones por semana escucha un empleado de Google

Eso implicaría entonces que se podrían grabar conversaciones privadas. Google entraría a escuchar esas conversaciones. Y el asunto de fondo es que un revisor de Google puede llegar a escuchar alrededor de 5.000 grabaciones por semana. El asunto va más allá de eso, porque en ocasiones no son propiamente empleados de Google, sino freelancers o empleados que trabajan como outsourcing.

El gran dilema va a ser siempre la privacidad del usuario. Y más allá de eso, el que el contenido llegue a ser filtrado de manera pública. Por eso, ante lo ocurrido con el empleado en Países Bajos, la empresa ha tenido que salir a confesar cómo ha sido la gestión al respecto de las conversaciones privadas, sustentando además que es algo que no suele ocurrir.

A pesar de que Google afirma que es la primera vez que ocurre un caso así, la cuestión de fondo para muchos es: ¿cuál es el futuro en materia de privacidad de cara a los altavoces inteligentes? Una cosa es que los altavoces recopilen información sobre nuestras consultas y otra que estos se activen para escuchar lo que ocurre en nuestros hogares.

Reivindicarse ante la sociedad

Para empresas como Google y Amazon, que son gigantes corporativos, tener que declarar que violen políticas de privacidad resulta algo complejo. La declaración es en cierto sentido una justificación para demostrar que sus alcances no son tan titánicos como se podría pensar y que trabajan con total honradez.

Ambas empresas son renuentes en decir que su gestión siempre se realiza con los estándares más avanzados en materia de seguridad y que son conscientes del peso político a nivel internacional que significa el escuchar conversaciones privadas.

Por eso, ante este suceso, Google ha salido a declarar que continuará trabajando en pro de mantener los estándares de privacidad, alentando a sus usuarios que pueden garantizar sus datos personales y conversaciones inhabilitando la función de almacenamiento de datos.Esa parece ser por lo pronto la solución. Pero el malestar y la inquietud a nivel mundial que ha generado esta noticia, no será fácil de despejar. Aunque para muchos, es algo inevitable, teniendo en cuenta el gran poder que representan los gigantes corporativos.