Cómo verificar la calidad del aire de tu ciudad

¿Crees que en tu ciudad hay mucha o poca contaminación? ¿Sabías que hay personas que empiezan a irse de su ciudad por este problema? Si quieres aprender a verificar la calidad del aire de tu ciudad, no te pierdas este artículo.

Verificar la calidad del aire de una ciudad paso a paso

Hay quienes definen a la contaminación del aire como un asesino silencioso. Sin embargo, cada vez más ciudades deciden hacer algo contra este problema que empieza a afectar a la salud de muchas personas.

Se estima que en todo el mundo 9 de cada 10 personas respiran aire contaminado. Al menos así lo señala la OMS. Pero el peor dato que es que cerca de 7 millones de personas mueren cada año por este inconveniente, dado que penetra profundamente en los pulmones y en el sistema cardiovascular.

De entre las principales enfermedades causadas por la contaminación, hablamos de cáncer de pulmón, infecciones respiratorias, insuficiencia cardíaca u otros problemas cerebrovasculares.

Ahora que conocemos el problema, es importante hacer algo para solucionarlo. Para ello, lo que proponemos es la utilización de sensores. Porque lo que no se puede medir, tampoco se puede mejorar y necesitamos hacerlo.

Entonces: ¿cómo verificar la calidad del aire de tu ciudad? Estas son algunas de las iniciativas ciudadanas más conocidas:

1)   Makaia y la red de sensores en Medellín

La ONG Makaia creó una especie de red ciudadana con el objetivo de monitorear la calidad del aire en Medellín. De esta forma, se podrán comprender los datos, analizarlos y usarlos para crear nuevos datos. Y sobre todo poder ver cómo es la calidad del aire que se respira en esta ciudad.

Algunos de estos sensores se instalaron en bibliotecas para informar sobre material particulado y otros contaminantes que hay en el aire. Estos sensores están conectados a una red WiFi para ver en tiempo real los datos registrados y poder analizarlos.

Los sensores utilizados miden la temperatura, humedad y el material particulado de distintos diámetros. Asimismo, son de confianza.

Se trata además de una iniciativa que cuesta poco pero que se necesita lo más importante: voluntad.

2)   Redspira en Mexicali

Otra de las soluciones que se crearon fue la Red de Monitoreo Ambiental Colaborativa Redspira, que surgió para afrontar el problema de la mala calidad del aire en la ciudad de Mexicali. Esto se debe a que fue señalada como una de las más contaminadas de todo México y Latinoamérica.

Los sensores que se utilizan son de bajo coste y la red cuenta con estaciones normativas que validan la información que generan dichos sensores.

Por medio de esta herramienta los usuarios pueden tomar decisiones en tiempo real.

3)   Sensores ensamblados en África

El proyecto Sensors África surgió para que los ciudadanos puedan ensamblar sus propios dispositivos. Este proyecto lo creó la ONG Code for África, para solucionar la escasez de los datos ambientales que se tienen.

Los sensores miden la calidad del aire, del agua, los niveles de radiación, la contaminación acústica y más datos importantes. Dichos sensores se ensamblan con componentes importados de China o EEUU y tienen un precio muy económico, de unos 50 o 100 dólares.

4)   Iniciativa en Londres

Un padre londinense cuyo hijo Caspar sufría de problemas respiratorios y que iba a una escuela situada a una calle con mucho tráfico, decidió tomar cartas en el asunto. Bjoern Stiel habló de la importancia de tener datos precisos para abordar el problema.

Padre e hijo decidieron construir un dispositivo basado en una raspberry PI, Airpollution Pi. Este dispositivo se conecta a un pequeño sensor que succiona el aire y que mide las partículas.

Pero no fue lo único que hicieron. Padre e hijo también desarrollaron un software para que las lecturas se salvasen cada minuto junto con las coordenadas GPS, para luego enviarlas a un servidor.

Con este aparato, es posible ver cómo cambian los datos durante el día.

5)   Flow, un dispositivo que se cuelga de la mochila

Si quieres llevar un gadget siempre contigo para medir la calidad del aire que respiras, te recomiendo que compres Flow.

Estamos ante un sensor personal que funciona con una app y que puede medir la contaminación y mostrar toda la información, enviándola al smartphone mediante bluetooth. Con este gadget podrás saber lo que respiras, cuando y donde, para tenerlo en cuenta cuando vayas por la calle.

Además, Flow se calibra a sí mismo y el precio es de 179 dólares.¿Qué te parecen estas soluciones? ¿Con cuál te quedas?