Cómo realizar sentadillas de manera correcta

Las sentadillas son uno de los ejercicios más populares a la hora de quemar la grasa en los glúteos y reducir la celulitis. Pero, ¿lo estás haciendo bien? Hoy te contaremos paso a paso cómo realizar sentadillas de manera correcta.

Consejos para hacer bien las sentadillas

En muy poco tiempo, las sentadillas se han vuelto especialmente populares. Sobre todo porque es un ejercicio versátil y se puede practicar desde cualquier lugar.

Estamos ante uno de los ejercicios más populares a la hora de trabajar la fuerza, la prevención de lesiones y de potenciar la preparación física en muchas actividades físicas. Por ello, están muy a la orden del día.

Tanto es así, que muchas personas hacen las sentadillas incluso mientras ven la televisión. En vez de estar sentadas de manera normal, realizan este ejercicio durante unos minutos para estar completamente en forma.

Al principio, es normal que te sientas cansado/a o que incluso cojas agujetas, pero es importante que siempre vayas de menos a más. Porque al final hacer ejercicio es así. En cuanto empieces, todo te costará más y te cansarás mucho, pero con el tiempo verás cómo es más fácil.

Pero además, tienen una importante ventaja, y es que directamente puedes hacerlas sin necesitar de nada más. Lo que hace que sea un ahorro importante de tiempo y de dinero. Todo depende, del tipo de sentadillas que hagas, porque hay muchas las variantes dependiendo de los resultados a conseguir.

Claro que, si no sabes cómo se hacen, puede que la lógica te diga qué deben hacerse de una forma. Pero podrías estar haciéndolo mal. Lo mejor, es que eches un vistazo a lo siguiente que te contamos, porque te hablaremos de los distintos ejercicios que puedes hacer con sentadillas para que todo vaya bien.

Sentadillas con disco

A la hora de realizar las sentadillas con disco, debes evitar inclinar demasiado el tronco hacia adelante, porque podrías sobrecargar las rodillas, la cadera y el propio tronco. Lo ideal es empezar con un disco de 10 kilos entre la cabeza y las manos. Y por supuesto, lo debes evitar si sufres de problemas cervicales.

Para empezar, es aconsejable no superar los 10 kilos de peso en el disco. Es la primera etapa y puedes hacerla en el gimnasio o bien en tu casa, comprando el material necesario y utilizando siempre ropa apropiada.

Sentadilla sobre cabeza

A la hora de trabajar bien una postura, se puede optar por la sentadilla sobre la cabeza. Además, ayuda a trabajar bien los problemas de flexibilidad, para poder trabajarlo de una forma natural, para doblar cada vez más.

El objetivo aquí, es mantener la barra sobre la cavidad glenohumeral. A medida que se vaya realizando, se irán obteniendo mejores resultados para que consigas ser más flexible sin que te des cuenta.

Para practicarlo debes comprar una barra con las pesas. Pueden ser discos de 5 o 10 kilos a los laterales, empezando siempre de menos a más.

Sentadilla delantera

La tercera etapa es la sentadilla delantera. En esta ocasión, exige una posición vertical y permite más cargas. Lo ideal es empezar con una variante sin brazos.

En la sentadilla delantera real lo primordial es llevar los codos hacia arriba, teniendo la barra en los hombros. Es un ejercicio tan efectivo como el siguiente que veremos, la sentadilla trasera, sin tanta carga. Además, es más seguro.

Es una manera de hacer las sentadillas prácticamente sin carga, como las que haríamos en casa sin utilizar pesas. Podrás practicarlo en un gimnasio o directamente en casa, solo necesitarás comprar la barra y las cargas.

Sentadilla trasera

La cuarta etapa y por tanto el objetivo, es alcanzar la sentadilla trasera. En este punto, es importante que el agarre sea mayor que la anchura de hombros y que los codos vayan hacia abajo.

Es similar a lo que te contamos en el apartado anterior, aunque trasera en este caso. Posee muchos beneficios y también puedes practicarlo en casa si tienes la barra y las pesas adecuadas. Siempre de menos a más.
Ahora que sabes cómo hacer las sentadillas correctamente, ya ves que no son solo cosa de agacharse y subirse una y otra vez. También requieren de técnica y hay muchas variantes si se busca trabajar zonas concretas.