Cómo combatir la fatiga crónica

¿Sueles sentirte cansado/a? Hay personas que día tras día se encuentran cansadas, aunque estén durmiendo sus 8 horas, se alimenten bien o lleven un ritmo de vida tranquilo. Y es que a veces, surge lo que se conoce como fatiga crónica. ¿Sabes cómo combatirla? Te mostramos el camino:

Consejos para combatir la fatiga crónica

¿Quién no se ha sentido cansado alguna vez? Sin embargo, no es lo mismo estar cansado alguna vez puntual que continuamente, día sí día también.

Porque si bien es cierto que tendemos a llevar un nivel de vida cada vez más estresante, con más preocupaciones. Asimismo, el uso de las nuevas tecnologías hace que perdamos más tiempo del que podemos jugando, chateando… lo que provoca que durmamos menos o llevemos una vida menos ordenada.

Claro que, no es lo mismo sentirse cansado alguna vez que siempre. Por lo que si te has sentido cansado o cansada durante largos períodos de tiempo y sin motivo alguno, podría ser el síndrome del cansancio crónico. Es decir, fatiga crónica.

¿En qué consiste?

La falta de sueño, los problemas, el estrés, el tomar mucha cafeína… todo esto en conjunto hace que nuestros niveles de cobre se disparen haciendo que el cuerpo entre en un estado de fatiga crónica. Es decir, un cansancio general que se apodera de tu día a día y hace que te sientas siempre cansado/a.

Esta situación no se genera por algo puntual, sino por algo que sucede día tras día. Es decir, una fatiga crónica no surge de un entrenamiento intenso que has hecho de manera puntual, sino por el cúmulo de presiones que se han ido acumulando.

Si vas acumulando preocupaciones o problemas día tras día y no consigues resolverlos y ponerle fin, podrías entrar en una fase de fatiga crónica. De sentirse cansado/a todo el día, aunque duermas o incluso estés sin hacer nada. Una fase de agotamiento terrible, pero que se puede combatir.

Síntomas

Algunos de los principales síntomas son insomnio, trastornos del sueño, dolor en general (como si te hubiera pasado un camión por encima), cambios en el estado de ánimo (momentos de felicidad y de tristeza sin causa aparente), alteraciones intestinales… en definitiva, sentirse agotado y sin fuerzas ni ganas de nada.

Claro que, siempre dependen de la persona en concreto, porque una fatiga crónica no siempre se manifiesta de la misma manera. Pero en general, la sensación de sentir un excesivo cansancio aunque se esté durmiendo cada día es clave.

Además, es una fase que nos afecta también en el día a día, porque nos hace bajar el nivel a la hora de practicar cualquier deporte o incluso ir a trabajar. Haciendo que estemos incluso más lentos debido al extraño cansancio que sentimos.

¿Cómo combatirlo?

El primer paso es tener fuerza de voluntad. Sí no asumimos que tenemos un problema que nos impide llevar una vida normal, lo que hay que hacer es echarle valor y al toro. Para ello, debemos empezar por cambiar algunas cosas de nuestro día a día, hábitos que estamos haciendo mal.

Es necesario ordenar las horas de sueño. En muchos casos es complicado, dependiendo del trabajo, pero intenta dormir unas 7-8 horas todos los días y a horas razonables. Por ejemplo, entre las 00:00 – 01:00 y las 08:00 – 09:00 horas de la mañana, dependiendo siempre de tu horario de trabajo.

También es importante evitar que aumenten los niveles de cobre. Eso se consigue con una alimentación saludable y una práctica de ejercicio moderado. Es importante que hagas ejercicio aunque sea caminar 30 minutos al día.

O, si puedes, realizar actividades como yoga o reiki que son muy beneficiosas para combatir los problemas de estrés, de ansiedad, de cansancio, de dolor de espalda, de huesos, etc. Ayuda mucho a relajarse y a desconectar, para encontrar el equilibrio perfecto dentro de nosotros mismos.

Por último, también te aconsejamos que no intentes abarcar más de lo que puedes hacer, porque esto podría seguir aumentando la presión en tu vida y, por tanto, agravar la situación de fatiga crónica.
Ahora que sabes cómo evitar la fatiga crónica solo queda que te pongas manos a la obra. Querer es poder y está en tus manos conseguirlo.