Beneficios de saltar a la comba para tu salud

Saltar a la comba posee muchos beneficios importantes para tu salud. Es una actividad que se puede realizar desde cualquier lugar y que requiere de una inversión muy pequeña, por lo que es perfecta para quienes busquen quemar calorías deprisa y llevar un estilo de vida saludable.

Ventajas de saltar a la comba

En los tiempos que corren, llevar un estilo de vida saludable está completamente a la orden del día. Claro que, para hacer ejercicio, tenemos muchísimas opciones.

Hay personas que prefieren ir al gimnasio a hacer máquinas, actividades o ponerse en manos de un entrenador personal. Pero también las hay que prefieren optar por actividades que se puedan hacer desde casa.

El comprar una máquina de andar o de correr para casa es una práctica habitual, sobre todo para las personas que no tienen tiempo para salir o bien que viven en zonas poco cómodas para hacerlo. Por lo que es una estupenda alternativa.

No obstante, en la actualidad tenemos opciones que son más baratas que una cinta y que nos permiten hacer ejercicio igualmente, quemando muchas calorías. Un ejemplo de ello es saltar a la comba.

Y es que, la comba es un ejercicio cardiovascular excelente e ideal para quemar calorías, fortalecer el corazón y recuperar masa ósea. Por lo que es ideal en cuanto a la prevención de la osteoporosis.

Saltar a la comba tiene la ventaja de que se puede trabajar todo el cuerpo al mover los brazos, las piernas y el abdomen. Por lo que es muy completo.

Además, según indican diversos estudios, saltar a la comba 10 minutos equivale a una sesión de running de 30 minutos. Por lo que es ideal para quienes busquen quemar calorías en poco tiempo.

No obstante, es importante no forzar el cuerpo para evitar lesiones. Lo ideal es empezar de menos a más, para batir el récord de saltos. Por ejemplo, puedes empezar haciendo dos saltos, luego cinco, luego diez, luego 20… y parar cuando tropieces o tomarlo con más calma. Es cuestión de coordinación y paciencia.

Pero como te decimos, es importante tomárselo con calma y tener cuidado para evitar lesiones. Algunas de las más habituales pueden suceder en los gemelos y en los tobillos.

Lo ideal, antes de saltar a la comba, es hacer algún ejercicio de precalentamiento. Puedes hacer unos estiramientos o correr un poco en el sitio, de esta forma conseguirás preparar a las distintas articulaciones para saltar.

Equipamiento

Antes de nada deberás comprar la cuerda (suele costar unos 3 €) y tener espacio suficiente para saltar a la comba sin chocar con nada. Ten en cuenta que va hacia delante, hacia atrás y hacia arriba, así que evita tener cosas de valor que puedan romperse a tu alrededor.

En cuanto a la ropa en sí, el calzado no debe ser muy acolchado. Aunque lo practiques desde casa, es mejor que utilices unos tenis o deportivas que que saltes a la comba descalzo/a, ya que podrías hacerte mucho daño. La ropa debe ser cómoda y floja, mejor transpirable.

¿En qué consiste la técnica?

Lo cierto es que no es demasiado complicado. Las muñecas son las que hacen girar la cuerda, no los brazos, por lo que deberás centrarte en ellas. También deberás tener la cabeza y el torso rectos, con los codos cerca del cuerpo y las rodillas un poco dobladas para hacer el movimiento del salto.

Seguramente hayas aprendido a saltar a la comba cuando eras pequeño/a en el colegio y puede que ahora creas que no te acuerdas, pero seguro que con unos minutos de práctica ya refrescas la memoria.

¿Qué se puede mejorar gracias a la comba?

Es un ejercicio que permite trabajar las piernas, el abdomen y los glúteos. Podrás fortalecer el cuerpo y sentirte mejor contigo mismo/a, tanto a nivel de salud como físicamente con tu estado de forma. Por lo que es ideal para quienes quieran tener unos glúteos firmes, unas piernas tonificadas y un abdomen firme.

Pero permite bajar de peso rápido y de manera generalizada por todo el cuerpo, dado que irás perdiendo grasa por todo el cuerpo. Porque también mejora la densidad ósea y por supuesto aumenta el equilibrio y la coordinación.

¡Ahora solo queda que te pongas manos a la comba!